miércoles, 26 de octubre de 2011

La espiral del aprendizaje


Ya he escrito antes de los "filósofos en las redes sociales"... puedes ver mi post al respecto acá.  Luego, estos días uno de esos filósofos escribió:

¿De qué te sirve saber si no quieres enseñar?

Interesante frase. La leí en una red social en la que participo y llamó poderosamente mi atención. Tanto que me inspiró a escribir este post.

¿Qué hacemos son los conocimientos? ¿Cómo se distribuye eso? ¿Cuándo estamos preparados para transmitirlos? ¿Se necesita algo especial para hacerlo?

Solo algunas interrogantes superficiales. No pretendo “filosofar” profundamente en el tema, sino resaltar simplemente algunos pocos detalles que podrían ser así tal cual o tal vez podrían ser una interpretación muy básica.

La  experiencia me ha enseñado que no se necesita mucho para transmitir lo que se “sabe”. El conocimiento “per se”, pero además se necesita la voluntad de transmitirlo, acompañada con una buena carga de paciencia pues no todos los receptores tienen la misma capacidad de "entendimiento". Constancia, humildad serán elementos muy necesarios en el momento en que se lleve a cabo alguna actividad de tipo relacionado. Hay que empujar, pero no tan fuerte que se provoque una caída en lugar de un buen impulso. Debemos tener plena conciencia de que no somos perfectos y que en muchas oportunidades tendremos que aceptar una observación, critica, sugerencia o incluso corrección de parte de los receptores quienes con su intención de aprender y su hambre creciente de conocimientos será indicador de que hay mucho más detrás de lo poco que se pueda manejar.


Hoy día, cada vez que ocupo mi turno en el camino de enseñar, trato que sea lo más sencillo pero preciso posible. Mi intención es buscar esos pequeños detalles que permitan ir corrigiendo pero que una vez logrado esto, implique un impulso a ir perfeccionando cada vez más cada uno de los puntos corregidos o enseñados, en una especie de espiral conformada por enseñar-corregir-perfeccionar.  Para mi, es una experiencia constante de aprendizaje. 


En las artes marciales y específicamente en el Karate Tradicional, la intención es usar la menor cantidad de "movimientos" para neutralizar un ataque (o atacante). La dinámica de este arte implica la práctica constante y repetición tras repetición de muchos movimientos. De manera que una vez "aprendidos" deben continuar en estudio. Aprender una técnica aquí, es tan solo la mínima parte de un larguísimo camino cuyo principal objetivo es la perfección, esta última, con toda la carga que significa. 

Y ahí es donde en múltiples oportunidades y a lo largo de todo el tiempo que se estudie el Karate Do, pasaremos infinidad de veces por los diferentes momentos como estudiantes y "maestros". Solo debemos tener presente que cada día, cada vivencia debe significar un aprendizaje en muchos aspectos y estos a su vez deberán convertirse en el principio de otra vuelta al espiral.

Qué mejor que terminar este post, con otra frase de un gran filósofo:


El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.


William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico

2 comentarios:

  1. Excelente post Miguel, me gustó mucho, es así, uno se retroalimenta de la enseñanza y se especializa en dicho arte, no todo el tiempo todos tienen la delicadeza de obtener ese aprendizaje de manera espontánea, la mayoría de los casos la manera es forzada u obligada.

    Cuando mencioné esa pregunta: "¿De qué te sirve saber si no quieres enseñar?", lo hice porque recordé un momento donde algunas personas que enseñan sin retribución alguna, como también existen personas que conociendo mucho de algo, no les gusta enseñar, he aprendido muchas cosas y me gusta enseñar, no sentirme inalcanzable porque es como lo dices exactamente, es una espiral de aprendizaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente escrito!

    NUNCA DEJAMOS DE APRENDER!

    Y tambien leí por allí alguna vez que pobre del hombre aquel que se culmine un dia sin haber aprendido "algo" por pequeño que fuese...

    Y es que asi como aprendemos... siempre hasta involuntariamente enseñamos y hasta "influenciamos"... creo que deberias escribir acerca de esto de la influencia en el aprendizaje... pues me parece un tema bastante interesante... no solo aprendemos, corregimos, enseñamos y perfeccionamos, sino que tambien influenciamos!

    ossu!

    saludos!

    ResponderEliminar